Conectarse

Recuperar mi contraseña





¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 17 el Sáb Abr 23, 2011 4:21 pm.

Un descanso nocturno (Adeline)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un descanso nocturno (Adeline)

Mensaje por Thomas Jensen el Mar Abr 26, 2011 3:50 pm

Era por la noche, la familia Volturi casi al completo había decidido salir de su castillo aprovechando la oscuridad que blindaba el cielo a esas horas y yo... pasaba de irme a dormir, no tenía sueño y además me apetecía un poco de intimidad, aunque entre esas paredes me agobiaba demasiado. A veces estar dentro de la habitación no es tan seguro como se cree, ni tan divertido, ni te sientes como en tu casa... mi habitación no tenía detalles como las de los vampiros de la familia Volturi, evidentemente, yo era como un siervo -o un invitado si nos ponemos educados-, pero mi habitación también tenía muchos detalles en las paredes, algunos demasiados recargados, un derroche, en mi opinión, bastante ridículo.
Por eso decidí salir de la habitación, en silencio, con ropa poco abrigada, unos pantalones cortos y una camiseta sin más. Hacía calor, y con mi temperatura corporal habitual no tendría problemas para aguantar una mísera brizna de aire.

Anduve con lentitud por los pasillos del castillo, infinitos, ostentosos... cuando llegué y recorrí aquellos pasadizos por primera vez sentí que me había metido en un laberinto del que no sabría escapar y en el que moriría de hambre por no saber encontrarme, pero en ese momento recordaba aquellos pensamientos y me partía de risa. Qué ingenuo. Quién me iba a decir que en poco tiempo estaría como aquella noche, recorriendo los pasillos a oscuras como si todo fuese lo más sencillo del mundo. Girar a la derecha, andar de frente, de nuevo a la derecha... bajar unas escaleras, etc. Ahora era todo más sencillo, como si tuviese un mapa delante de los ojos o en mi propia mente. Un juego de niños.

Finalmente llegué al jardín, uno de los muchos sitios en los que muchas veces me había relajado cuando tenía tiempo libre, o directamente nada productivo que hacer. Pisé la hierba con los pies descalzos, notando el rocío adherido en ella bajo mi piel y me sentí bastante cómodo, a pesar de la humedad. No era algo que me preocupase demasiado. En realidad me importaba tan poco que incluso me tumbé en el césped, boca arriba, con las manos sobre mi regazo y la mirada fija en el cielo. Aquella noche estaba muy despejada, sólo un par de nubes casi invisibles acosaban el cielo estrellado, un espectáculo apto para todo el mundo.

Una vez instalado, suspiré y cerré los ojos, tratando de relajarme.
avatar
Thomas Jensen

#Avatar : Logan Lerman
#Cómo llegaste al foro? : Cotilleando afiliaciones de otros foros xD
Cantidad de envíos : 73
Puntos : 74
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 24/04/2011
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: Un descanso nocturno (Adeline)

Mensaje por Adeline M. Volturi el Mar Abr 26, 2011 6:04 pm

La soledad era algo que me agradaba pero a la vez odiaba, odiaba no poder hablar con alguna persona ni sentirme entendida, pero ya estaba acostumbrada, ser humana no era, cómo decirlo, la mejor forma de pertenecer a una familia llena de inmortales, siempre sería vista como una simple humana, con sentimientos inútiles que a pocos les importaban en realidad, era acaso que la inmortalidad enfriaba a las personas de tal forma de ya no sentir nada? No, eso no podía ser posible, en el fondo según mi opinión, todos éramos humanos, aunque estaba claro que ellos no lo demostraban con facilidad.

Era de noche, no tenía sueño, maldito insomnio que no dejaba que durmiera como una chica normal, y que me hiciera ver como otro miembro de la familia, a este paso todo el que me viera creería que soy una inmortal, salvo por un pequeño detalle, mi corazón aún latía, y con fuerza diciendo “aún estas viva”. Suspire al pensar en aquello y me paré de mi cama, me desesperaba estar encerrada sin mucho que hacer, como cuidándome del mundo y su alrededor y yo a veces no entendía por qué deseaban cuidarme tanto, o mejor dicho no deseaba entenderlo.

No me abrigué demasiado, no parecía hacer mucho frío a fuera así que el clima no me importaba mucho, y empecé a caminar por el castillo para ver si había alguien en su interior, paseé por el castillo iluminada simplemente con la tenue luz que daban las velas, pasé por el gran salón rojo, deseaba entrar para ver si mis padres o mis tíos estaban allí, pero al momento de poner mi mano en el picaportes, me arrepentí teniendo en cuanta que “no debía entrar allí sin permiso”, no deseaba que mi padre me regañase, así que emprendí marcha rápida a las afueras del castillo.

Caminé, con lentitud, dejando mi curiosidad junto a mis pasos para no entrar a las habitaciones como niña pequeña que jugaba a las escondidas, y salí al jardín al fin, no esperaba ver a nadie ni a nada de otro mundo, pero un bulto tumbado en el césped llamó mi atención, corrí para ver que era, el vestido celeste que llevaba puesto se mecía junto al viento mientras corría lo más rápido que podía gracias al calzado que llevaba, a medida que me iba acercando podía distinguir al bulto como alguien tumbado allí. Dejé de “correr” para simplemente caminar rápido para llegar a él o ella.
Grande fue mi sorpresa al llegar y ver a Thomas, un nuevo integrante de la guardia, lo conocía hace poco pero nuestra relación era buena, ambos de alguna, forma éramos los “anormales” de los Volturi, yo una humana y él un licántropo. —Buenas noches Thomas— le saludé con una sonrisa en mis labios, sentándome a su lado.
avatar
Adeline M. Volturi
#Humanos Especiales}
#Humanos Especiales}

#Avatar : Lana F e__e
#Don : Ninguno :c
Cantidad de envíos : 143
Puntos : 173
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 28/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Un descanso nocturno (Adeline)

Mensaje por Thomas Jensen el Jue Abr 28, 2011 12:26 pm

Estaba dejándome claro a mí mismo que me sentía más seguro allí en el jardín que en mi propia habitación, y no comprendía el porqué si allí podría ser más vulnerable al ataque de cualquier vampiro. Supuse que era porque allí no apestaba tanto el ambiente a vampiro, el aire purificaba el oxígeno que había en el interior del castillo, y más aún el exterior. Respiré profundamente para aliviar mi malestar y después dejé escapar poco a poco el aire con mi nariz, como un globo que se deshincha.

Sin embargo, por muy extraño que me pareciese, escuché un movimiento agitado a lo lejos, y reconocí a la persona en cuestión tan sólo por su olor: Adeline, la única humana entre todo aquel montón de criaturas mitológicas -a ojos de un humano cualquiera que no tuviese conocimiento de nuestra existencia-. Había acudido corriendo a mi posición, lo que no sabía era por qué, pero me alegraba muchísimo que ella estuviese allí, me gustaba tenerla cerca... y por desgracia nuestra amistad iba a ser lo único que iba a unirnos, tenía que conformarme con ello, pero prefería tener eso que nada. No sabía qué iba a hacer cuando diese el golpe junto a Anette y los demás vampiros contra los Volturis, me preocupaba qué era lo que pudiese pasar con Adeline... me daba igual que me odiase después de todo, yo sólo quería que ella saliese ilesa de todo aquello, dentro de lo que cabe.

Me incorporé rápidamente, sentándome en el césped cuando ella se sentó a mi lado, algo que no me esperaba, y la recibí con la misma sonrisa que ella me había regalado al llegar y saludarme.

- Buenas noches, señorita Adeline. -no podía evitar ser formal con ella, a pesar de que fuésemos buenos amigos.- ¿Qué hace aquí a estas horas?
avatar
Thomas Jensen

#Avatar : Logan Lerman
#Cómo llegaste al foro? : Cotilleando afiliaciones de otros foros xD
Cantidad de envíos : 73
Puntos : 74
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 24/04/2011
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: Un descanso nocturno (Adeline)

Mensaje por Adeline M. Volturi el Jue Abr 28, 2011 6:18 pm

El licántropo era realmente educado conmigo, pero aunque éramos amigos y le permitía que no fuese tan formal conmigo aún seguía siéndolo y eso era bien visto por los demás, pero yo deseaba que se soltara un poco me tratara de tú a tú, ya que de alguna forma él era el único con el que podía contar y confiar plenamente, pues era el único que se parecía a mi aunque fuera de una forma extraña, ambos éramos diferentes a los demás.

Supongo que hago lo mismo que usted joven Thomas, pasear sin un rumbo fijo en el gran castillo de mi familia, no hay nadie allá a dentro, y no pretendo estar allí sola así que decidí salir a tomar aire fresco, y usted, Thomas? Le pregunté utilizando la misma forma formal con la que él me había hablado mientras lo observaba con una sonrisa traviesa en mis labios y empezaba a jugar con mi pelo.

Suspiré y lo miré con gran curiosidad como niña pequeña, papá jamás me había dicho el porqué estaba Thomas en la guardia, y no me importaba demasiado pero me daba curiosidad saber cómo había llegado Thomas junto a nosotros.
—Según lo que sé joven Thomas usted y su raza no tienen un buen trato con la raza de mi familia, y si le soy sincera no tengo ni la más mínima idea de cómo llegó usted aquí, a la Guardia Volturi, me encantaría que me contara, si disculpa el atrevimiento de mi petición joven.— Terminé pidiéndole desviándole la mirada temía que mi pregunta fuera algo que se prestara para malos entendidos, a mi no me afectaba en nada su condición de licántropo, sólo le preguntaba por curiosidad.

—Sabe? Me siento como bicho raro siendo la única humana de la familia…—Musité soltando un leve suspiro, si bien no era la única humana del castillo si era la única humana de la familia al menos reconocida por mi padre Aro.
avatar
Adeline M. Volturi
#Humanos Especiales}
#Humanos Especiales}

#Avatar : Lana F e__e
#Don : Ninguno :c
Cantidad de envíos : 143
Puntos : 173
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 28/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Un descanso nocturno (Adeline)

Mensaje por Thomas Jensen el Dom Mayo 01, 2011 1:01 pm

No sabía si Adeline se sentía incómoda tratándola de usted. La verdad era que deseaba poder decirle "Adeline" o algún diminutivo, pero el protocolo... era el protocolo. Estaba harto de aquello, quería tratar con la gente de manera normal, pero pronto llegaría el día en el que podría hacerlo sin miedo a que los Volturi me encontrasen y me ejecutasen... o al menos quería creer que llegaría en ese futuro tan cercano en el que confiaba.
Sonreí a medias por la respuesta de Adeline. Me encontraba prácticamente en su misma situación. Parecía que allí los únicos humanos que habían (bueno, yo era una mitad humano) eran también parte vampiros. Reí interiormente por ese pensamiento. Vaya, ni que nos hubiésemos acostumbrado a no dormir, como si fuésemos vampiros.

- Lo mismo. Bueno, también me ahogaba un poco estar entre cuatro paredes. -respondí y la observé jugar con su pelo. Me gustaba ese tic propio de las chicas, la hacían tiernas, de aspecto frágil y humildes. Podría sonar ridículo, pero me hipnotizaba. Volví a poner los pies en la tierra cuando me habló sobre su duda acerca del trato que tenía con su familia. Ella tenía idea de la situación entre vampiros y licántropos, pero no sabía cómo iba aquello de que un enemigo ancestral de los vampiros estuviese entre sus filas. Me acomodé un poco sobre la hierba y cogí aire, preparado para explicárselo.- Verá... en resumidas cuentas podría decir que soy un licántropo raro, exiliado; estoy en contra de los licántropos que no piensan como yo, que buscan andar guerreando sin ningún motivo... y tu familia aceptó ayudarme a exterminarlos. Así todo irá mejor. -expliqué. Vaya pedazo de mentira... y era jodido. Odiaba mentirle, pero me jugaba el pellejo si contaba algo que no debía, así que debería seguir así hasta que los rumanos diesen la orden de atacar. Cuánto deseaba contarle la verdad a Adeline... aunque ella no lo vería igual que yo, al ser la hija adoptiva de Sulpicia y Aro. No quería ni saber los planes que sus padres tendrían para ella...

Miré con conmiseración a Adeline, tratando de comprenderla -los dos éramos humanos, pero ella era la supuesta hija de los jefes de la familia, mientras que yo era un mero sirviente- y alcé una de mis manos para acariciarle de manera efímera la espalda. Vacilé un par de veces, meditando cómo podría sentarle aquel contacto, si le molestaría o no, pero pensé que, al ser amigos, lo vería como algo normal. Al principio no supe qué decir, por eso me quedé en silencio, pero después volví a sonreír, intentando reconfortarla.

- Bueno... siempre que te sientas demasiado sola o incomprendida podrás venir a hablar conmigo. -le dije con un tono amistoso mientras apartaba mi mano de su espalda, sin percatarme de que la había tuteado.
avatar
Thomas Jensen

#Avatar : Logan Lerman
#Cómo llegaste al foro? : Cotilleando afiliaciones de otros foros xD
Cantidad de envíos : 73
Puntos : 74
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 24/04/2011
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: Un descanso nocturno (Adeline)

Mensaje por Adeline M. Volturi el Sáb Mayo 07, 2011 9:50 pm

Le sonreí con dulzura, y tratando de decirle que entendía lo que era ahogarse entre cuatro paredes, me había sentido así prácticamente toda mi vida, ahogada entre cuatro paredes, sin poder escapar ni huir ya que no tenía donde ir, pero a pesar de los problemas, de alguna forma me sentía cómoda y agradecida al vivir aquí, junto a ellos, teniendo una vida anormal, pero a la vez hermosa e interesante.
Estaba segura de que la razón de que mi familia le hubiera ofrecido ayuda era porque tenían algo en mente, Caius no aceptaría así como así a un licántropo ya que realmente los odiaba.
—Si yo fuera tu, saldría de aquí lo antes posible, es más ni hubiera venido a meterme a este lugar, mi familia es peligrosa, y yo no deseo que te pase algo malo…Le confesé soltando un leve suspiro, no deseaba que le pasara nada malo, él era mi amigo y lo quería y por ese motivo lo cuidaba aunque no tuviera los medios para cuidarlo.

Le volví a sonreír, tratando de mostrarle que a pesar de todo; “todo estaba bien”, sentí un raro escalofrío cuando sentí su mano en mi espalda, el calor de sus manos traspasaba la fina tela de mi vestido y mi piel se encontraba helada tras éste, así que aquel contacto fue de alguna forma realmente grato, pero se sentía nervioso, vacilante, como si no supiera si lo que hacía estaba bien o no, aunque a mí no me molestaba, todo lo contrario, era agradable sentir aquel calor que emanaba su cuerpo, era un calor que muy pocas veces se lograba sentir, en especial aquí, en un lugar lleno de vampiros.

—Gracias, y lo mismo digo, Thomas, puedas venir a hablar conmigo siempre que lo necesites yo siempre estaré para ti, aún cuando bueno, llegara a terminar siendo como ellos en el mejor de los casos.— Musité siendo realmente realista, sabía que si no me convertían terminaría muerta, tarde o temprano y si deseaba huir pues moría de igual forma, mi familia no permitiría que huyera.
No iba a negar que sería interesante ser como mi familia, pero aquella idea simplemente me aterraba, no deseaba dejar de ser la misma que había sido toda mi vida, temía en cambiar y convertirme en un ser sin sentimientos y mucho menos olvidarme de todo lo que había sido mi vida humana. —Puede sonar tonto pero… Tengo miedo… Temo a no ser la misma que he sido toda mi vida y a convertirme en no sé, en una vampira sin sentimientos…—Le confesé, él era el único que sabía aquello y ya nos habíamos dejado de tutear, aquello no me molestaba, incluso sin tutearnos pareciera que teníamos mucha más confianza.
—Tengo frío…—musité, tratando de cambiar la conversación e intentando olvidar aquellos miedos que me comían por dentro.
{Off;; Perdón la tardanza u.ú}
avatar
Adeline M. Volturi
#Humanos Especiales}
#Humanos Especiales}

#Avatar : Lana F e__e
#Don : Ninguno :c
Cantidad de envíos : 143
Puntos : 173
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 28/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Un descanso nocturno (Adeline)

Mensaje por Thomas Jensen el Jue Mayo 12, 2011 12:49 pm

Claro que quería salir de aquel antro que apestaba a muerto por doquier, quería recuperar mi dignidad y tener... ¿una vida? Sí, probablemente me refiriese a eso, aunque hubiese dejado a mi familia y mis amigos en Alemania... volver allí sería un suicidio, o un tanto ridículo. Yo buscaba escapar de mi pasado y poner las cosas en orden en el presente, liberar los derechos de los vampiros de aquel absurdo totalitarismo vampírico, romper las leyes y... liberar a Adeline. Sabía que estaba siendo egoísta, por mucho que ella dijese que su familia era peligrosa, que no le gustara estar con ellos y demás sabía que en realidad los quería... de una forma quizás un poco introvertida, pero sabía que no le gustaría que acabase con su familia. Quizás incluso después me odiase.

Sonreí tiernamente por lo que comentó acerca de su preocupación por mí y negué con la cabeza, tratando de hacerle saber que iba a estar bien. Si tan sólo ella supiese lo mucho que ella me importaba, que la protegería ante todo, que sería capaz de arriesgar mi ridícula vida metamorfa por liberarla de aquella cárcel... pero debíamos ser amigos. No podía hacer nada... Alec me tenía vigilado de cerca, y además yo tenía que encargarme de Heidi. La había armado buena enamorándome de Adeline... pero bueno, siempre dicen que uno no elige de quien se enamora.

El simple hecho de pensar que Adeline podría acabar como esos chupasangres me congelaba por completo, y provocaba que una especie de vacío se apoderase de mi estómago. No era la primera vez que lo pensaba, de hecho lo había meditado durante bastante tiempo... ¿qué pasaría si Adeline se convirtiese en una vampiresa? Pues... sinceramente, no se trataba de desconfianza -para nada, Adeline era la persona en la que más confiaba, dentro de lo que cabía-, pero en un vampiro reinan los instintos... seguramente, siendo criada por los Volturis, acabaría siendo una asesina sanguinaria o algo por el estilo... probablemente incluso se le contagiase ese odio ancestral de vampiro-licántropo y viceversa. Era lo peor que podría pararme a pensar. E iba en serio. Lo peor.

Justo cuando ella dijo que tenía frío, casi sin escucharla y de manera instintiva, le di un abrazo.

- Si te soy sincero, Adeline... yo también tengo miedo a que te conviertas en una vampiresa. -confesé e inspiré profundamente por la nariz. Su olor... para mí era algo increíble, inédito... para un vampiro no era más que algo delicioso a lo que debían abstenerse para no hincarle el diente y acabar con ella y su sangre.- Pero no es porque no confíe en ti, al contrario... confío en ti más que en mí mismo, pero me... asusta.

En situaciones como aquellas se me pasaba por la cabeza la kamikaze idea de contarle todo a Adeline, para invitarla a ser libre conmigo y con el resto del mundo. Así ella podría tener una vida normal y corriente... conociendo la existencia de vampiros y licántropos, pero sería libre, y contaría con mi protección. Pero por desgracia no podía hacer eso, Aro se enteraría de inmediato, lo vería en sus recuerdos y acabaría conmigo tras deleitarse haciéndome una lenta y dolorosa tortura... que además disfrutaría Alec. No, definitivamente no estaba tan loco como para actuar antes de tiempo. Ni iba a arriesgarme a ser descubierto... todavía.
avatar
Thomas Jensen

#Avatar : Logan Lerman
#Cómo llegaste al foro? : Cotilleando afiliaciones de otros foros xD
Cantidad de envíos : 73
Puntos : 74
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 24/04/2011
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: Un descanso nocturno (Adeline)

Mensaje por Adeline M. Volturi el Sáb Mayo 21, 2011 10:37 pm

Sus palabras me hicieron sonreír con un poco de tristeza, si era sincera también tenía miedo si me convertía, temía en que terminara siendo como la mayoría de los vampiros que odiaban a los licántropos, y temía a mi destino, sabía que era la hija de los reyes y por ello debería comportarme como tal, debía convertirme en una chica contraria a la que era en verdad, debía ser un anti-yo, debía ser fría, sádica, sin compasión y sin corazón a la cual lo único que le importaba era matar, jugar con los demás sin importarme si eran o no culpables de algo.

En ese momento llegué a pensar lo peor, no deseaba ser un monstruo y no deseaba dañar a nadie, en especial a Thomas, la simple idea me aterraba, y lo que imaginé en aquel instante no era ni estaba muy alejado a la realidad, imaginé que mi padre, algún día, cuando ya fuera vampira neófita me haría pasar algunas pruebas para demostrarle que era digna para llevar su apellido y él sabía que si deseaba ponerme una prueba dura y a la que me iba a negar de forma rotunda, esa era atacar a Thomas y dejarlo mal herido, ya que a pesar de que él era un enemigo natural él siempre iba a ser mi mejor amigo, y sabía que pocos iban a aceptar esa amistad.

Sonreí tiernamente al sentir sus brazos a mi alrededor, se sentía bien aquel calor que emanaba su cuerpo y que a la vez traspasaba el mío, junto a él me sentía segura y podía ser yo misma, sin ocultar nada de mí. Le dediqué una cálida sonrisa en modo de agradecimiento, mientras que aferraba sus brazos en contra mío como diciéndole en silencio que no me dejara sola por nada del mundo. Escuché atenta cuando él comentó mis palabras, era increíble que ambos fuéramos tan vulnerables en el tema de mi conversión, y cómo sin suceder aún nos preocupábamos de aquello como un hecho inevitable.

— Como te dije anteriormente, a mí también me asusta todo esto, no deseo hacerte daño Thomas, sabes que te adoro y daría mi vida por ti, aunque temo en hacerte algún tipo de daño, eso no me lo perdonaría nunca…—Musité en un hilo de voz, perdiendo mi vista en el paisaje de los jardines, los que se desaparecían en la oscuridad de la fría noche, traté de sonreír, mientras acomodaba mi cabeza en sus hombros, y soltaba un inevitable suspiro, ¡Cómo me hubiera gustado que las cosas fueran más fáciles! Pero si deseaba aquello tendría que cambiar toda mi vida, desde mi nacimiento.

—Thomas, tienes la posibilidad de ser libre, de dejar todo esto y tener tu libertad antes de que termines… muerto a manos de mi familia, deberías huir y dejar todo esto atrás, sabes que no te quiero hacer daño y si ellos te hicieran algo pues… me sentiría de alguna forma culpable…—Le confesé, temía por la vida de mi amigo, y no era para menos, si era sincera, Thomas al ser licántropo ya tenía el odio ganado de por lo menos un vampiro nada más ni nada menos que mi sádico y temido tío Caius, y eso era un peligro del que lo deseaba salvar.
—Tom, no quiero que te pase nada, eres importante para mí y lo sabes— volví a musitar.
avatar
Adeline M. Volturi
#Humanos Especiales}
#Humanos Especiales}

#Avatar : Lana F e__e
#Don : Ninguno :c
Cantidad de envíos : 143
Puntos : 173
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 28/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Un descanso nocturno (Adeline)

Mensaje por Thomas Jensen el Lun Mayo 23, 2011 11:35 am

Necesitaba decirle todo a Adeline, necesitaba ofrecerle una posibilidad para escapar, necesitaba poder cogerla en ese mismo instante y huir, apartarla de todos sus miedos, lo que le atormentaba, lo que se negaba a ser, lo que temía, todo... necesitaba que ella fuese feliz, escuchar todas esas palabras salir de su boca me rompían el alma en mil pedazos. No quería hacerme daño, pero eso a mí era lo que menos me importaba. Temía perderla a ella, a Adeline, mi Adeline, con sus virtudes y sus -casi nulos- defectos. Necesitaba escuchar ese bombeo constante dentro de su pecho, lo único que me sacaba una sonrisa en aquel frío lugar, lo único que me aseguraba que no estaba solo, que tenía motivos por los que seguir con todo y levantarme cada día. Oh, Dios, ¿hacía cuánto no me sentía así?

Ahora ella me decía que yo escapara. ¿Yo solo? Jamás sería tan egoísta como para dejarla sola entre tanto muerto viviente deseoso de cada gota de su sangre, celoso de cada latido de su corazón, e impacientes de que su reinado se alce ante todos los vampiros. Ellos la querían tan sólo para seguir con su legado, querían educarla para ser algo que ella jamás querría ser. Adeline, la chica tierna, pequeña, vegetariana, que jamás le haría daño ni una mosca... no, desde luego que no la veía como una vampira desesperada por beber una mísera gota de sangre. Y yo no me iba a quedar de brazos cruzados viendo cómo se llevaban su vida y sus ideales. Iba a luchar por ella, por su deseo y, ante todo, por su felicidad. A la mierda el tratado con los rumanos, a la mierda seguir fingiendo, a la mierda todo. Tenía claro que, si en algún momento tenía que dudar entre ella y yo, la que debía salir ganando sería ella. Siempre.

Negué con la cabeza, aún abrazado a ella, quizás había estrechado un poco el abrazo por haberme tensado con todo el tema de alejarme de ella y dejarla "morir". Me negaba a rendirme tan pronto. Iba a luchar hasta dar mi último aliento.

- Adeline, no me va a pasar nada, ni a ti tampoco... vas a ser feliz, ¿me oyes? Te lo prometo. -dije y me separé de ella, pero tomé su rostro entre mis manos, con cuidado, y le acaricié las mejillas con los dedos pulgares.- Yo... estoy de parte de los Volturis, les sirvo, pero lo que más anhelo es tu felicidad... -suspiré, desviando unos segundos la mirada.- quiero que cada día tengas un bonito motivo para sonreír, sonreír de verdad, claro. Me volvería en contra de los Volturis si con ello consigo liberarte de esta prisión, y de tu horrible futuro. -aquello último se me escapó, pero no parecía haberme dado cuenta.- Eres... eres demasiado importante para mí como para dejarte morir. -porque, aunque fuese vampira, moriría igualmente. Dejaría de ser persona.
avatar
Thomas Jensen

#Avatar : Logan Lerman
#Cómo llegaste al foro? : Cotilleando afiliaciones de otros foros xD
Cantidad de envíos : 73
Puntos : 74
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 24/04/2011
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: Un descanso nocturno (Adeline)

Mensaje por Adeline M. Volturi el Dom Mayo 29, 2011 1:13 pm

Si era sincera no me importaba morir o no, sabía mi destino desde que era una pequeña, siempre me educaron de la mejor manera, jamás fui a una escuela pero ¿Quién la necesita si ha vivido con personas que han sido partícipes de la historia?, casi no salía del castillo, yo en la sociedad era una persona inexistente, ya muerta desde mi nacimiento, y siempre me repetían las reglas de los vampiros, me decían que no podía decirle a nadie el secreto y obedecí sin titubear en ninguna ocasión, pero sabía que no tenía lo necesario para ser una criatura de la noche, ni yo me sentía preparada para aquello, ¡qué fácil hubiera sido la vida si hubiera crecido cómo una humana normal, o hubiera muerto esa misma noche, o jamás me hubieran encontrado!, pero no podía pensar en aquello, mi vida ya estaba escrita y no podía hacer nada contra ello salvo conformarme.

Notaba a Thomas algo tenso, su abrazo fue más fuerte, en ese momento me hubiera gustado saber qué era lo que pasaba por su mente, después de mantenerse así se separó un poco de mi, sentí sus cálidas manos en mi rostro mientras me decía palabras reconfortantes, tratando de alivianar los ánimos, pero era un intento en vano, era difícil que él me hablara de una felicidad que era difícil de alcanzar, prometer que nada nos iba a pasar era negar lo obvio, tarde o temprano algo nos pasaría. Le sonreí tristemente a Thomas mientras escuchaba todas sus palabras, aunque una mueca se dibujó en mis labios con sus casi últimas palabras, sabía que volverse en contra de los Volturi era un acto suicida y no se lo iba a permitir, pero terminé sonriendo por sus palabras finales.

—Thomas, desde pequeña sabía cuál sería mi destino, así que tranquilo, sé que cualquier cosa podría pasar, estoy preparada y dispuesta a aceptarlo, debo reconocer que tengo miedo, que me gustaría que nada fuera real, pero sé que lo que pasa es más que real, y no tengo muchas opciones…—Le comenté, tratando de sonar lo más natural posible, sin miedos, para advertirle a Thomas que me “encontraba preparada” incluso para lo peor, y que no debía preocuparse demasiado por mí.
—Yo igual quiero sonreír, y quiero que tu sonrías y quiero que tú seas feliz, pero sé que aquí no serás feliz, este no es tu lugar, tú debes estar libre, con los tuyos, lejos de la presión que significa servirle a mi familia—Le musité, tomando un poco de aire para poder continuar, y decir las palabras exactas, sabía que si mi padre me escuchaba hablar lo iba a decepcionar, prácticamente lo estaba traicionando con esta conversación que tenía junto a Thomas.
—Tu no te volverás en contra de los Volturi, no deseo que te maten por aquello, no quiero que te persigan, tú también eres muy importante para mí para dejarte morir, así que no cometas una locura. —Le ordené, no me iba a perdonar si le pasaba algo a Thomas por tratar de liberarme de mi destino.
avatar
Adeline M. Volturi
#Humanos Especiales}
#Humanos Especiales}

#Avatar : Lana F e__e
#Don : Ninguno :c
Cantidad de envíos : 143
Puntos : 173
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 28/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Un descanso nocturno (Adeline)

Mensaje por Thomas Jensen el Vie Jun 03, 2011 10:21 am

Por unos momentos temí haber metido la pata en demasía con ese comentario acerca de revolverse en contra de los Volturis, pero en ese momento no había hablado el Thomas partidario de los vampiros rumanos, en ese momento había hablado el Thomas preocupado por Adeline, había hablado mi yo interior de verdad, el yo interior que tan sólo Adeline podía hacer salir de la gruesa máscara de "guardia Volturi".
Podía escuchar perfectamente de la boca de Adeline cómo intentaba converncerme de que no me preocupara por ella, pero era algo completamente inútil. Era inevitable que me preocupara cuando me estaba afirmando que tenía miedo. ¡Claro que lo tenía, como para no tenerlo! Convirtiéndose en vampiro se lanzaba a un nuevo mundo, a cargar con la eternidad, con cargar con la probabilidad de poder cambiar, y quizás a peor, a un monstruo sin escrúpulos que podría matar incluso a un niño que se le pasara por delante.

Los dos estábamos traicionando a Aro con nuestras confesiones, ninguno estábamos siendo legales con los Volturis y su aristocracia, pero debían saber que no todos compartíamos su punto de vista.

Adeline, al igual que yo lo deseaba para ella, quería que yo sonriese y fuese feliz, pero yo estaba seguro de que si ella no sonreía, yo tampoco lo haría. Si ella no reía, yo tampoco lo haría. No era egoísmo, tampoco trataba de ser un pesado, ni hacer chantage, sólo deseaba que tuviese una vida feliz. ¿Estaba pidiendo demasiado? Podía pagar lo que fuese para que Adeline tuviese la vida que deseaba, que estaba seguro, más que nunca, de que ella no quería aquello. Había tenido que cargar con todo desde pequeña, pero porque había tenido la mala suerte de haber sido adoptada por dos vampiros.

Dejé caer mis manos de su cara hasta sus hombros y suspiré a la vez que entornaba los ojos, en un gesto apesadumbrado. No sabía esconder mis sentimientos, y eso era algo ya muy claro, pero tampoco quería que Adeline se preocupara por que me volviese en contra de los Volturis -por muy inevitable que aquello fuese debido a mi cometido real en el palacio-, así que decidí dejar ese comentario de lado. No iba a responder a nada más de lo dicho anteriormente, ni a lo de irme del castillo. No lo haría, ya tenía las suficientes razones por las que despertarme cada día en ese lugar y no iba a cambiar mi decisión. Era muy cabezota cuando quería.

- Siempre podemos hacer una cosa. -dije y la miré a los ojos, ahora con más optimismo.- Podemos darnos señas cuando nos veamos, a escondidas de todos, lo que sea, pero nos haremos sonreír el uno al otro. -era una idea probablemente un poco infantil, abstracta, y quizás un tanto complicada de cumplir, pero por un momento me pareció algo bastante práctico que nos podría ayudar a pasar los días.- ¿Qué te parece?
avatar
Thomas Jensen

#Avatar : Logan Lerman
#Cómo llegaste al foro? : Cotilleando afiliaciones de otros foros xD
Cantidad de envíos : 73
Puntos : 74
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 24/04/2011
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: Un descanso nocturno (Adeline)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.